COO de Maersk Line entrega visión sobre la industria.


Si miramos la reciente ola de fusiones, adquisiciones y operaciones integradas entre navieras, sería difícil -casi imposible- pensar en que aún queda espacio para una mayor consolidación entre las compañías que dominan el comercio marítimo, pero el COO de Maersk Line piensa que sí, que todavía quedan espacios por conquistar para afiatar aún más a la industria.

Según fuentes de medios especializados, Soren Toft, confesó ante un punto de prensa que las fusiones y adquisiciones se harán aún más importantes a medida que el crecimiento en la industria naviera se ralentice.

 

Predicar y practicar

 

En abril pasado la naviera danesa anunció la compra de su competidora germana Hamburg Süd por aproximadamente US$6 mil millones. “Esperamos que en un periodo de tiempo determinado –que no podemos especificar- habrá solo un puñado de navieras, un panorama similar a lo que actualmente es la industria de los courier exprés y compañías logísticas, donde en realidad hay solo tres grandes operadores mundiales”, comentó Toft. Sin embargo, advirtió no caer en la especulación sobre futuras negociaciones. “Tenemos nuestras manos llenas con Hamburg Süd, así que es allí donde estamos concentrando todas nuestras energías”.

En la misma línea de comentario, enfatizó que Maersk Line tampoco está pensando en agrandar su flota, ya sea comprando nuevas embarcaciones u ordenando la construcción de portacontenedores de gran envergadura. “En Maersk creemos que nuestro libro de órdenes es más que suficiente porque afuera ya hay una flota vacía y el crecimiento está siendo evaluado a otro nivel”.

 

Cambiar junto al mercado

 

Toft hizo hincapié en cómo las condiciones de mercado han cambiado y la necesidad de adaptarse a ellas con un acercamiento diferente hacia los negocios. Las compañías deben ir más allá de competir a nivel de costos o tamaño de sus embarcaciones y, en vez, podría enfocar el valor agregado de sus servicios en mejorar los tiempos de permanencia en puerto, por ejemplo.

Para Toft llegó el momento de decir adiós a los días de las megaembarcaciones, por lo menos por el futuro cercano. “Mientras más grandes sean los barcos, mayor es el problema de la frecuencia y magnitud del servicio que se puede ofrecer”, explica el ejecutivo. El COO de la compañía danesa también destacó la importancia de incluir soluciones digitales para mejorar la calidad del servicio, como seguimientos satelitales de la nave y monitoreo de temperatura y humedad para cargas refrigeradas, todo en tiempo real, junto con integrar operaciones con autoridades portuarias para optimizar procesos de carga y descarga.

“No solo se trata de economizar con las economías de escala y ahorro de combustible. Sino que también influye la infraestructura y los tiempos de permanencia en puerto”, agregó.


Fuente: MundoMarítimo