El tipo de adquisiciones que incluye camiones y maquinarias mostró un alza cercana a 40%. El total subió 25%.

Un déficit de US$ 217 millones registró la balanza comercial al cierre de octubre, de acuerdo a los antecedentes publicados ayer por el Banco Central.

Se trata del tercer saldo negativo que suma el indicador, aunque esta vez se dio en un escenario algo distinto y no necesariamente del todo negativo.

Precisamente, a diferencia de las disminuciones observadas en agosto y septiembre, las exportaciones aumentaron 7,2% el mes pasado para llegar a US$ 6.566 millones.

Pero, como contraparte, las importaciones aceleraron el ritmo de alza que habían protagonizado en los períodos inmediatamente previos.

Mientras el total de internaciones subió 25,2% hasta US$ 6.783 millones, las correspondientes a los bienes intermedios y de capital avanzaron 28,7% y 39,7% para ubicarse en US$ 3.567 millones y US$ 1.493 millones, respectivamente.

En este último caso resultó especialmente bienvenido el incremento, pues se trata del área que se asume da señales del comportamiento de la inversión.

Las compras de camiones y vehículos de carga llegaron a US$ 248 millones, un 34,3% más que hace un año; mientras que los US$ 135 millones en maquinaria para la minería y la construcción representaron más de un 200% que en igual período de 2017.

Así, las adquisiciones de bienes de consumo mejoraron 12,7% hasta US$ 2.128 millones, destacando los saltos en celulares y televisores, entre otros.

Se resiente el cobre

El alza de las exportaciones estuvo liderado por el sector industrial, cuyas ventas al exterior se expandieron 27% hasta US$ 2.774 millones.

Relevante en el rubro fue el impulso que se verificó a nivel de las ventas de salmón, que totalizaron US$ 449 millones, contrastando con los US$ 333 millones.

Además, tanto la celulosa como productos químicos destacaron con cifras de similares magnitudes, según el instituto emisor.

También jugaron un rol favorable los envíos del mundo agrícola en la cifra global, que alcanzaron el mes pasado a US$ 283 millones -muy determinados por la fruta-, lo que representó un aumento de 16,5%.

La nota preocupante la pusieron las exportaciones de cobre, que sumaron un tercer mes de descensos. Esta vez fue de 6,9% al llegar a los US$ 3.155 millones.

Esto se dio en un escenario en que la cotización del cobre en el mercado internacional se ubicó en US$ 2,75 centavos la libra, un 1,7% menos que hace un año, según los registros oficiales.

En lo que va de este ejercicio acumula un descenso de 15%.

Trayectoria de las exportaciones

Envíos de litio se disparan… pero no son nada al lado del cobre

Con la explosión de la electromovilidad en el mundo, el litio está moda y ha convertido a Chile en un actor relevante en este mercado dadas las reservas que existen en el norte.
Los analistas coinciden en que la demanda mundial se disparará en los próximos años ante el fuerte aumento que se anticipa de los autos eléctricos y el mayor consumo de baterías para equipos celulares, en los cuales el litio juega un rol fundamental.
Muestra de este boom es que entre enero y octubre las exportaciones chilenas de dicho producto se dispararon 30% a US$ 805 millones, según las cifras del Banco Central, siendo SQM y Albemarle las empresas que explican en gran medida esa cifra.
Pero todo hay que tomarlo con su respectivo peso. Y es que si bien el litio se roba las miradas de todos, hasta el momento no se acerca al rey cobre, que solo en octubre registró ventas al exterior por US$ 3.155 millones.
En el acumulado del año, el metal alcanzó envíos por US$ 30.351 millones, es decir, las exportaciones de litio equivalen al 2,6% del total del cobre. ¿Llegará en algún momento el litio a igualar al cobre?

Diario Financiero